NUNCA NOS HAN ENSEÑADO A DECIR NO

SABES DECIR NO KATTY BLOG

A día de hoy creemos que saber decir «No» es una de las cosas que más nos cuesta.

Después de mucho hablar con clientes y entre las redactoras, nos hemos dado cuenta de que decir «No», cuando no queremos hacer algo, a muchos se nos hace un mundo. Nos hace sentir, muchas veces, hasta culpables, malas personas, malos amigos, malos hijos…

¿Qué pensará fulanita si le sigo que no quiero hacer esto? ¿Se enfadará Juanito si no voy a la reunión? Y un sin fin de preguntas más.

Según varios estudios, la causa más común de este miedo a decir «No» radica en el miedo a que la otra persona se enfade con nosotros. Cuando la realidad debería ser muy diferente.

NUESTRO MAYOR MIEDO ES LA REACCIÓN DE LA GENTE

Así es, no asusta más defraudar a la gente que complacernos a nosotros mismos. Cuando un amigo o alguien bastante cercano nos dice que debemos hacer esto o lo otro, muchas veces lo tomamos como obligación. Nunca sopesamos si de verdad queremos hacer eso.

Esto se debe a que desde pequeños nos enseñaron que hay que hacer cosas por que sí, cuando en realidad es todo lo contrario.

Vamos a ponernos en situación: estamos en una reunión con amigos y una persona del grupo nos dice que debemos ser quien prepare todo. Pero en realidad no disponemos de tiempo ese día, ya tenemos compromisos que no podemos rechazar. La verdad es que el 90% de nosotros diríamos que si y ya nos las apañaremos para hacerlo. Pero justamente debería ser al contrario. «Lo siento, tengo compromisos y me será imposible, pero contad conmigo para la próxima»

annes desire
lelo
FALSEDAD KATTY ADULT SHOP

Si me dices «no» es que no me quieres.

Por desgracia esto lo hemos vivido casi todas las mujeres en nuestros inicios en las relaciones con chicos. Y como nadie nos enseñó mecanismo de defensa contra este tipo de manipulación, la mayoría ha caído.

Deseo de agradar a los demás.

Muchas veces por presión social parece que estamos obligados a hacer siempre lo que los demás quieren. «Es que si no no encajaré en el grupo», «mis amigos me dejarán de lado», «tal persona no querrá juntarse conmigo»… 

Enserio, si alguien deja de juntarse contigo por no querer seguir el rebaño, esa persona no merece la pena, y lo mismo con los amigos, familiares o pareja. Deberíamos saber que somos seres independientes con gustos diferentes y que cada uno es libre de hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera. Ese no debería ser motivo para romper una amistad, relaciona amorosa o familiar.

Como ya dije anteriormente; las personas que se enfadan son las que dejan de beneficiarse de que tu no tengas limites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello.